HOUSTON: NO HAY PROBLEMA

Cada tanto el bichito de los viajes se nos presenta y no podemos evitar sentirnos atraídas por el encanto de recorrer y conocer nuevos lugares, experimentar cosas nuevas y colmar nuestros pulmones de oxígeno aunque sea en el medio de la ciudad. Esta vez partimos hacia los Estados Unidos, con la idea de tomar un poco de sol en Miami y seguir hacia Nueva York. Veníamos de trabajar mucho, cada una en lo suyo, con muchas presiones que ni siquiera el tejido logró aliviar. Llegar al avión era lo que necesitábamos.

Claro que al momento de comprar pasaje no nos pareció gran cosa esperar 3 horas en Houston para conectar el vuelo a Miami. Al llegar vimos la celebración del mes de Japón cuya deco nos despertó a tan temprana hora de la mañana. Eso y la sorpresa de ver cantidad de tablets dispersas en las mesas de todo el aeropuerto. Hasta los restaurantes tienen, desde donde uno elige menú con la pantalla táctil. El alcohol en gel, nuestro mejor aliado.

¨El problema de Houston¨ (jeje) podría haberse generado cuando esas 3 horas de espera se convirtieron en 5. Pero estando de vacaciones, nada parece un problema en sí. Ahí nos pusimos en plan turista y desayunamos, sacamos fotos (sobre todo a la fiebre de los unicornios que nos recordó todos los Amigurumi que nos encargaron para una fiesta de cumpleaños!!!), miramos precios, escuchamos las noticias y compré revistas: la People que contaba todo el casamiento del Príncipe Harry con Meghan Markle, una especie de heroína para los norteamericanos; y la Living de Martha Stewart edición verano porque somos bastante fanáticas de la reina americana del DIY. Conecté el wifi gratis, navegué por las redes, miré el reloj mil veces y empecé a cabecear cuando anunciaron el embarque para el vuelo doméstico y la felicidad estalló en mi cuerpo nuevamente…

Fue arriba del avión, en la revista de Junio de United, donde encontré un artículo que volvió a centrarme en la mejor práctica antistress: los tejidos, lo que nos convoca aquí. En ese artículo, Spinning a Yarn (devanando un hilo) se presentaban los coloridos telares quechuas como la forma de celebrar la artesanía tradicional andina y contaba que la ancestral técnica empleada por los descendientes de los Incas sufrió el riesgo de desaparecer a mediados del siglo 20, amenazada por la industria de fibras sintéticas y teñidos químicos mucho más baratos que las fibras y teñidos naturales. Fue entonces que se creó el Centro de Textiles Tradicionales del Cusco (Perú) persiguiendo el sueño de revivir las prácticas textiles tradicionales y mantener la cultura viva.

foto revista united

“El trabajo en el Centro es como la vida: lo que hagas hoy, serán recuerdos” – Nilda Callañaupa Alvarez

Con ese manifiesto expresado por su fundadora Nilda Callañaupa Alvarez, los jóvenes artesanos que allí se encuentran, han vuelto a crear sus propios tintes naturales, ovillar lanas, tejer en telares y recreado dibujos tradicionales de la cultura quechua que refleja ríos y montañas, cielos y constelaciones, flores y pájaros, como parte de bolsos, mantas y objetos diversos de decoración.

Sin poder evitar la curiosidad, consulté con nuestro amigo Google sobre este Centro y pude ver que se trata de una organización sin fines de lucro creada originalmente por mujeres peruanas de la población de Chinchero que se reunían como grupo de amigas a hilar y tejer hasta que la actividad tomó tal dimensión que obtuvieron el apoyo de mujeres norteamericanas que han incursionado en la industria textil de forma profesional -o por simple interés- con el objeto de preservar y difundir la habilidad manual y particular de esta comunidad. Como lo expresan en su sitio oficial, el CTTC está hecho ¨por tejedoras para tejedoras¨. Pueden ver más información aquí donde están publicadas varias fotos de sus trabajos y experiencias, que son realmente muy lindas.

TEXTILE TOURS Spinners-1

La revista con la nota quedó en el avión -como debe ser para que otros viajeros como nosotras se enteren de la labor interesante de este Centro Textil- y nosotras enfilamos para el hotel bajo un sol abrasador y una humedad inolvidable que no hicieron más que empujarnos hacia el objetivo inicial de nuestro viaje: tomar sol, la mente en blanco y ¡chau problemas!

¡Esperamos hayan disfrutado de este paseo! El próximo domingo les contaremos más.

Recordá que todas las reseñas y notas de viajes están ordenadas bajo la etiqueta #viajes.

¡Gracias por viajar con nosotras!

Las chicas de NSQT

 

(Fotos y texto: Mariana Hernández)


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s